Valdemar une sus dos bodegas creando el primer Rioja nacido del sueño americano.

Valdemar une sus dos bodegas creando el primer Rioja nacido del sueño americano.

Valdemar se inspira en su experiencia en Estados Unidos para crear un Rioja alejado de los cánones tradicionales.

Un Rioja que no se pareciese a ningún otro. Así de ambicioso fue el deseo de Ana y Jesús Martínez Bujanda cuando comenzaron a participar en la gestión de Bodegas Valdemar como miembros de la 5ª generación de esta empresa familiar que ya suma 133 años, pero que siempre se ha caracterizado por su espíritu pionero e innovador.

Un reto que han podido materializar a raíz de su exitosa aventura en Estados Unidos, donde abrieron en 2019 la primera bodega no americana del estado de Washington, Valdemar Estates.

Y es que, aunque la idea inicial cuando iniciaron ese ambicioso proyecto era crear nuevos estilos de vino que fusionaran los frutos americanos con la tradición y saber hacer riojanos, las simbiosis nacidas entre la bodega norteamericana y la riojana demostraron que el viaje podía hacerse también a la inversa.

Tal y como explica Ana Martínez Bujanda, 5ª generación de la familia, “Nace así Valdemar Inspiración, un vino creado con materias primas indiscutiblemente riojanas, pero inspirado por el espíritu joven, creativo y transgresor que caracteriza a la zona vitivinícola de Walla Walla”, lugar donde se estableció la sede de Valdemar Estates en 2019.

Valdemar Inspiracion
Valdemar Inspiración. El Rioja nacido del sueño americano

Un vino sin precedentes que honra la tradición pionera de Valdemar y que sus creadores definen como “independiente, moderno y con personalidad propia”, al alejarse de los cánones establecidos en los vinos de Rioja tradicionales.

Nuevos aires que se reflejan también en su botella, mucho más ligera y sostenible, y en el etiquetado ideado por el mismo estudio de arquitectura norteamericano que diseñó la bodega de Walla Walla. Juntos, componen la perfecta tarjeta de presentación para este sorprendente blend de Tempranillo, Graciano y Maturana.

Valdemar Inspiración. Un Rioja alejado de los cánones tradicionales

Una elección de variedades que, evidentemente, tampoco fue casual.

Bodegas Valdemar lleva años abanderando la recuperación y conservación de las variedades Graciano y Maturana, autóctonas de Rioja. Una materia prima tradicional muy pegada a sus raíces que, sin embargo, se atrevieron a cargar de matices americanos en una elaboración influenciada y enriquecida por las conversaciones entre el director técnico de Valdemar, Antonio Orte, y Devyani, la winemaker de la bodega estadounidense.

El resultado es un vino creativo y transgresor, que combina la potencia de los frutos rojos con aromas de cacao y hierbas de monte bajo. La experiencia se completa con una entrada en boca golosa, sabrosa y afrutada de final largo y elegante.

Una apuesta que ya empieza a encontrar su lugar en las cartas de los más selectos restaurantes, y con la que Valdemar espera llegar al paladar (y al corazón) de un público joven, amante de los buenos vinos y ávido de nuevas experiencias enológicas.

Ir arriba